Bienvenidos al blog La Kriegsmarine en castellano

¡Hola!

Bienvenidos a todos a este blog en el que pretendo traer poco a poco la historia de los buques de superficie alemanes en la Segunda Guerra Mundial. No dejare de lado la historia de los U-boote pero estos serán lo menos ,al menos por ahora.

Desde mi modesto punto de vista de aficionado intentare traer artículos que toquen todos los puntos posibles: Técnica, historias menores, las grandes operaciones, a los propios buques, fotos y videos... Todo ello usando las fuentes que están colgadas,o lo estarán,en el blog.

Cualquier comentario,critica u opinión sera bienvenida.

¡Grube!!

lunes, 4 de agosto de 2014

Destructores alemanes en Narvik I por Miguel Fiz Cobos

¡Hola!

Que sea verano y el blog entre en periodo de “baja actividad” no significa que vayan a desaparecer las entradas de calidad. Al reves, puesto que hoy presentamos la primera colaboración de Miguel Fiz Cobos (al que desde ya agradezco su colaboración ), reputado forista de El GranCapitán, con el blog. Nos traerá un serial sobre la actuación de los destructores alemanes en Narvik durante la operación Weserubung. Sin más le dejo con la primera entrada:


El “teléfono descompuesto”

Escribir algo sobre el tema de la campaña de Noruega en 1940 a primera intención parece una cuestión más que ociosa (y por ende ocioso a un servidor jeje), después de todo no parece que surja algún nuevo dato que altere lo que ya sabemos. Básicamente que fue una carrera contra el reloj, en que la Alemania nazi le gano la partida a unos aliados (Francia e Inglaterra) que de pronto parecían demasiado aletargados y faltos de decisión.

Mi interés particular sobre el asunto vino hace ya casi 40 años, cuando tuve oportunidad de leer por primera vez sobre dicha campaña en uno de los volúmenes de la ya mítica “Gran Crónica de la Segunda Guerra Mundial” de Selecciones del Reader’s Digest. Uno de sus capítulos se llamaba “La epopeya de Narvik” precisamente. Sin embargo lo que más me viene a la mente cuando recuerdo eso es una foto en que se mencionaba brevemente el destino de los destructores y otros buques alemanes que intervinieron en el desembarco de las tropas alemanas al inicio de la campaña en dicho sitio.



Esa imagen se me ha quedado grabada como dije, y de cuando en cuando he tratado de investigar un poco mas respecto a cómo y porque esos buques quedaron donde quedaron, recogiendo libros y datos por aquí y por allá. Al ir juntando todo, se va uno dando cuenta que a veces las cosas no siempre son como parecen. Desgraciadamente (me incluyo por supuesto en primer lugar), los aficionados y los profesionales de temas relacionados con la historia militar (así como en otros ámbitos) con gran facilidad caen la vía fácil de citar lo que dice otro y listo, sin verificar que tanto el otro realmente investigo o si simplemente hizo lo mismo. De tal suerte que una simple lombriz de tierra de 5 centímetros al paso de 5 o 10 sucesivas descripciones va convirtiéndose en una anaconda de 10 metros… vamos, esto como ya dije pasa en todos los ámbitos del conocimiento y por supuesto que hace mucho daño, ya que se pueden cometer auténticos “tiros en el pie” y desde luego, dejar la imagen de que no se hace un trabajo serio. Repito, esto pasa a todo mundo, tanto a profesionales como a la gran cantidad de aficionados que poblamos este mundillo de la historia militar.

Antes de iniciar de lleno con el asunto, no esta de mas “echar un torito” como decimos aquí en mi país. Seguramente los que han tenido algún contacto con la literatura sobre la campaña de 1940 en Noruega recordaran un pequeño encuentro en que al final un barquito ingles, un destructor llamado Glowworm (“Luciernaga” en nuestro idioma, esos británicos tan raros…) se encontró con el crucero Admiral Hipper, quedando el destructor “para el arrastre” literalmente, no sin antes chocar el Glowworm contra el Hipper, quedando el crucero algo dañado y poco mas.
Y es aquí donde entra la cosa esa del “[b]teléfono descompuesto[/b]”, una de tantas maneras de describir de manera jocosa un asunto que viene a ser serio por la trascendencia que tiene en muchos ámbitos de nuestra vida cotidiana. Normalmente se hace referencia a un comunicado o mensaje que se va distorsionando conforme va de boca en boca, en ocasiones llegando a tergiversar tanto el original que el sentido y contenido del mismo se puede hacer totalmente contrario a lo esperado.

¿Qué tiene que ver el estudio de la historia militar a nivel profesional o de aficionado con el “teléfono descompuesto”?. Bueno, si uno hace un ejercicio de búsqueda en internet (soslayando a la wikipedia, que cuando menos en nuestro idioma generalmente da vergüenza) sobre ese asunto del encuentro del Glowworm y el Admiral Hipper, vera diferentes variantes, afortunadamente todas concluyen con que el Glowworm se hundió, pero con variantes de lo mas pintoresco… Se revisaron 8 diferentes versiones [1] , que van desde lo sobrio hasta lo detalladísimo, afortunadamente todas coinciden en lo básico, que el HMS Glowworm se hunde luego de un desigual combate contra el Hipper y que el hundimiento tuvo lugar luego de que el buque ingles embistiese al crucero alemán.

Sin embargo eso es casi lo único en que coinciden. Si se quiere responder sobre el por qué el buque británico se topa con el crucero alemán, las explicaciones (cuando se dan) oscilan entre que el destructor estaba buscando a un tripulante que había caído por la borda, hasta que estaba “sembrando minas”.
De las versiones en que se menciona que el Glowworm buscaba a un tripulante por la borda, se sitúa ese incidente entre el día 6 de abril de 1940 (correctamente) hasta el mismo dia 8. Algunos mencionan también que el Glowworm formaba parte de un grupo de combate que encabezaba el crucero de batalla Renown (correctamente), otros no dan pista de qué diablos hacia el destructor allí. Incluso hay quien dice que el Glowworm hundió al destructor Bernd von Arnim

Bueno, parte del problema con esto es que generalmente las fuentes que tenemos en nuestro idioma o son algo viejitas, o están algo fuera de tono. Un excelente resumen de la acción del Glowworm vs Hipper se puede encontrar en “The German Fleet at War” de Vincent O’Hara. Apenas iniciando el capitulo #2 “The Invasion of Norway, april-june 1940” el autor indica, luego de dar el antecedente de que británicos y alemanes se dirigían a aguas de noruega, unos para iniciar una operación de minado (Wilfred) y los otros para invadir el país nórdico en una operación cuya planeación en realidad fue mucho mejor de lo que normalmente se plantea, sobre las condiciones en que se da este encuentro [2]:

 
On the morning of 8 April the most significant British group bound for Norway consisted of the battle cruiser Renown (Vice Admiral William Whitworth) screened by destroyers Greyhound, Glowworm, Hyperion, and Hero. She sailed from Scapa Flow on 5 April for Vestfjord where, on the next day, she joined the 20th Destroyer Flotilla (Captain J. G. Bickford) with Esk, Impulsive, Icarus, and Ivanhoe (all fitted to lay mines) and their close escort, the 2nd Destroyer Flotilla (Captain B. A. W. Warburton-Lee) with Hardy, Hotspur, Havock, and Hunter. Renown’s job was to provide heavy support if Norway’s ancient coastal defense ships stationed at Narvik attempted to interfere with the operation. On the 6th Glowworm (Lieutenant Commander G. B. Roope) lost a man overboard in wild seas and, after turning to search, became separated from the rest of Whitworth’s force. She was returning to Scapa Flow when the Admiralty ordered her to join Renown (which in the meantime had sent Hyperion and Hero to refuel and was left with only Greyhound in her screen).”

Lo que traducido es:

En la mañana del 8 de abril el principal grupo naval en las cercanías de Noruega consistía en el crucero de batalla Renown (con el Vicealmirante William Whitswort) escoltado por los destructores Greyhund, Glowworm, Hyperion y Hero. Ese grupo partió de Scapa Flow hacía Vestjord el 5 de abril, para reunirse al día siguiente con la vigésima flotilla de destructores (capitán J.G.Bickford) con el Esk, Impulsive, Icarus asi como el Ivanhoe (todos ellos equipados como siembraminas) y su escolta cercana, la segunda flotilla de destructores (capitán B.A.W. Warburton-Lee) con el Hardy, Hotspur, Havock y Hunter. El trabajo del Renown era proveer apoyo pesado por si los viejos buques de defensa costera noruegos estacionados en Narvik intentaban interferir con la operación de minado. En el día 6 el Glowworm (comandante G.B. Roope) perdió un hombre mientras navegaban por aguas de tormenta y luego de buscar al caído, quedo separado del resto de la fuerza de Withworth. Dicho buque estaba retornando a Scapa Flow cuando el almirantazgo le ordeno reunirse con el Renown (que mientras tanto había enviado al Hyperion y al Hero a petrolear y había quedado solo con el Greyhound como escolta).”

O sea que en realidad todo es muy simple, el destructor Glowworm pierde a un marinero el día 6 en la mañana (ver diario de guerra de Whitwort, accesible aquí : http://www.naval-history.net/xDKWD-HF1940BCS1.htm sobre todo el anexo #1 para detalles de las operaciones del 5 al 9 de abril), pero en las severas condiciones atmosféricas en el mar del norte simplemente pierde contacto con el resto de la escuadra (ver a O’Hara y a Geirr H. Haarr en “The German invasión of Norway” por mas detalles [3]) y ,ante la imposibilidad de reencontrarse con el Renown, Roope decide retornar a Scapa.

Claro, las cosas son siempre mucho más complicadas de lo que uno se imagina normalmente. Las películas nos pintan escenarios en los cuales la información fluye de manera ideal, todo mensaje transmitido es recibido por quien debe hacerlo a la primera, no hay interferencia atmosférica y los equipos por lo general funcionan a la perfección. En la realidad las cosas eran más complicadas. Ante mal clima no era raro que mensajes de telegrafía sin hilos (el radio de voz solo se usaba en distancias cortísimas de pocos kilómetros y muchas veces se prefería el uso de semáforo y banderines de señales si había distancia de contacto visual) solo fuesen captados luego de varios intentos, debiéndose retransmitir constantemente. La electrónica estaba en “pañales” y no era raro que los equipos con tubos al vacio se sobrecalentasen luego de cierto uso y fallasen piezas vitales. A eso debemos de sumarle que en misiones como la del grupo del Renown, se manejaba un estricto silencio radial, es decir, a no ser que se presentase una verdadera emergencia se procuraba no emitir nada. De allí el porqué de que Roope simplemente no mandase un mensaje a Whitworth indicándole que pasaba y el porque al parecer Roope no recibió el comunicado de Whitworth sobre las coordenadas en las que esperaba operar al llegar cerca de Narvik (alrededor de la posición 67° N / 10° E) [4] sino que dicha información le fue transmitida a Roope por el almirantazgo, un detalle fundamental es que los emisores y receptores terrestres por regla general tienen mas potencia que los emplazados en buques. De manera que no era nada inusual ese tipo de manejo de mensajes.


Captura de una escena de la pelicula "Hundan al Bismarck", creo que nadie se queja durante la misma de problemas con los mensajes radiales...
 
Haarr explica [5] que Roope recibe la info de parte del almirantazgo el día 7, luego de que este se reportase a Scapa para pedir ordenes indicando que se dirigía a puerto (Roope había considerado que estaba ya lo suficientemente lejos de Noruega como para transmitir), y bueno, se le ordena dar media vuelta y dirigirse a la posición aproximada en que estaría el Renown al dia siguiente. Hay un detalle que Haarr menciona que es especialmente inquietante [6], el mal clima afecto bastante al Glowworm la noche del 7 al 8 de abril, pues Roope reporto al Renown en la madrugada del 8 que la brújula principal se había zafado de su montaje en el puente, de manera que calcular rumbo y posición se hizo terriblemente difícil (una emergencia de ese tipo ameritaba nuevamente romper el silencio radial) y en parte explica como al amanecer del 8 el Glowworm estaba tan lejos de donde estaba el grupo del Renown, así como ese accidente le llevo a toparse con la flota alemana, que igualmente había sido afectada por el clima esa noche.

En la siguiente entrega veremos como es que se va topando con varios buques alemanes que iban “desperdigados” de manera fortuita, buques que inicialmente habían zarpado todos como una sola flota.



Fuentes de las citas:

[1] ver las siguientes paginas :








[2] "“The German Fleet at War”,Vincent O’Hara, Naval Institute Press, edicion en tapa blanda (2011), cita de la pagina 20, aconsejo ver todo el texto de paginas de la 17 a la 20.


[3] “The German invasión of Norway”, Geirr H. Haarr, Seaforth Publishing, edición tapa dura (2009), Pags. 65 a 66, y 90 a 97.


[4] Conviene revisar el diario de guerra de Whitworth, la parte correspondiente a esos días se puede accesar aqui : http://www.naval-history.net/xDKWD-HF1940BCS1.htm recomiendo sobre todo leer el apartado #1 (Enclosure No. 1) con las operaciones del 5 al 9 de abril.


[5] “The German invasión of Norway”, pag. 66

[6] Ibid. pag. 90, Al parecer Roope estaba navegando casi "a la estima", lo que le llevo mucho mas al sur de lo que esperaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada