Bienvenidos al blog La Kriegsmarine en castellano

¡Hola!

Bienvenidos a todos a este blog en el que pretendo traer poco a poco la historia de los buques de superficie alemanes en la Segunda Guerra Mundial. No dejare de lado la historia de los U-boote pero estos serán lo menos ,al menos por ahora.

Desde mi modesto punto de vista de aficionado intentare traer artículos que toquen todos los puntos posibles: Técnica, historias menores, las grandes operaciones, a los propios buques, fotos y videos... Todo ello usando las fuentes que están colgadas,o lo estarán,en el blog.

Cualquier comentario,critica u opinión sera bienvenida.

¡Grube!!

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Entrevista a Luis Sanz I

¡Hola!

Pongo en marcha una nueva iniciativa para el blog: entrevistas .Y para estrenarlas un reputado forista y escritor que nos proporcionará un punto de vista distinto al de un servidor al ser más crítico que yo, que tampoco es que lo sea poco, con el papel de la Kriegsmarine. Al ser extensa dividiré la entrevista en 2 partes estando la de hoy

Entrevista a Luis Sanz I

-Luis Sanz, que podrán encontrar en diversos foros con pseudónimos distintos, es coautor del libro “Hombres y armas: Tanquistas” de reciente publicación en HRM y autor en solitario de la mejor historia alternativa que servidor haya leído. Pero antes de las obras conozcamos un poco mejor al autor. ¿Que más podrías decirle a nuestros lectores acerca de ti?

Me imagino que mi historia será muy parecida a la de tantos otros habituales de este tipo de blogs y foros. Mi afición por los temas militares no viene de familia, aunque mi padre haya sido militar, sino que comenzó con el modelismo. También contribuyó la lectura de obras como Éxodo, de Leon Uris y, como era habitual para los de nuestra generación, aquellos inefables comics de “Hazañas Bélicas”. Cuando recientemente ha caído alguno en mis manos me ha hecho gracia lo predecible de su argumento o la simpleza con la que describían la Segunda Guerra Mundial, que parecía reducirse a la Batalla de Inglaterra, Rommel, Stalingrado y poco más. Años después sería el maestro Luis de la Sierra el que me mostró que la guerra naval de la Segunda Guerra Mundial fue un poco más que la caza del Bismarck o Pearl Harbor.

Más adelante los estudios primero y luego la profesión me quitaron el tiempo y el espacio que necesita el modelismo. Pero conservé mi afición por los temas militares y, especialmente (aunque no exclusivamente) por los relacionados con la Segunda Guerra Mundial. Luego Internet supuso un cambio total. La información que antes solo se encontraba en obras caras y difíciles de encontrar estaba accesible con un par de clicks, y en los foros se podía contactar con compañeros de todo el mundo que comparten las mismas aficiones.

¿Qué más puedo decir? Que la Historia Militar no es el único campo que me atrae. Me gusta la fotografía (aunque no te llegue ni a la rodilla en lo de hacer fotos), la historia en general, el arte… También disfruto en la montaña, esquiando, o paseando en bicicleta, aunque últimamente me están viendo muy poco por ahí arriba. Escribir lleva mucho tiempo.

-¿Cuáles son tus principales áreas de interés dentro de la Segunda Guerra Mundial?

Sobre todo, los temas técnicos y especialmente los navales, tal vez gracias a la influencia de Luis de la Sierra. También me interesa la guerra aérea o la de blindados, pero especialmente desde el punto de vista técnico o táctico, llamándome menos el relato de acciones concretas. Me interesan bastante menos las campañas del ejército alemán, especialmente las del Frente del Este. De la Alemania Nazi lo que más me atrae es precisamente su marina.

También me han gustado las ucronías desde que las descubrí en un cuento de Maurois. Me resulta muy atractivo leer sobre las historias que no ocurrieron, del tipo de lo que hubiese podido ocurrir si Alemania hubiese ganado la guerra, o si Hitler hubiese sido asesinado en la cervecería de Múnich, etcétera. En esto la Alemania Nazi es campo abonado, porque sigue resultando sorprendente tanto los enormes éxitos que consiguió en los primeros tres años de la guerra, como que finalmente fuese derrotada.

-Respecto a la obra “Hombres y armas: Tanquistas” ¿Qué nos podrías decir respecto al libro?

Que la editorial HRM está haciendo una labor muy meritoria, publicando obras que en poco desmerecen a las de la famosa Osprey. Hasta ahora se había escrito muy poco en castellano sobre Historia Militar, salvo sobre la Guerra Civil Española. Además, siento decirlo, demasiados libros sobre Historia Militar han sido escritos por periodistas que se han esforzado muy poco en documentarse. Para leer algo serio en español era preciso buscar textos traducidos (muchas veces muy mal).

El libro describe la historia del tanque relatando cinco combates poco conocidos: la primera batalla de tanques, ocurrida durante la Gran Guerra; un enfrentamiento entre tanques franceses y alemanes en 1940; la historia de un “as de tanques” poco conocido en el Frente Este; la batalla desesperada que libraron los israelíes en 1973 en el Golán, y una de las últimas batallas entre tanques, en la Guerra del Golfo.

En esa obra yo he contribuido relatando la historia de un héroe poco conocido, el israelí Zvika Greengold. En las primeras horas de la Guerra del Yom Kippur la inesperada ofensiva siria rompió las líneas israelíes, y sus tanques se lanzaron sobre Galilea. Zvika Greengold, un reservista, acudió por su cuenta, tomó un tanque averiado y se enfrentó durante un día entero a medio ejército sirio, retrasándolo durante unas horas cruciales. Si a alguien se le puede aplicar el dicho “un hombre contra un ejército” es a Zvika Greengold.

El mencionado libro


-¿Cómo surgió tu colaboración en él?

Encontré casualmente la historia de Greengold, y me pareció tan interesante que la relaté en un foro de Internet. Uno de los compañeros del citado foro estaba buscando colaboradores para la nueva editorial HRM, le interesó la historia, y me propuso escribirla.

-Tensión y realismo se dan la mano en una documentada ficción que nos lleva a una historia “algo” distinta a la Segunda Guerra Mundial que cambiará a raíz de un visitante:


Ahora te tengo que echar la culpa, porque tienes mucho que ver en su gestación. Anteriormente había escrito una historia que dejé a medio hacer, sobre una Royal Navy que hubiese seguido un camino diferente en el periodo de entreguerras. Un día me propusiste hacer una historia conjunta que describiese la llamada “Estrategia periférica”, es decir, aquella en la que Alemania en lugar de lanzarse contra la Unión Soviética centra su atención en el Mediterráneo, con el objetivo de conseguir que Inglaterra pida la paz.

El problema que siempre le he visto a las historias construidas alrededor de esa idea es que Hitler siempre había considerado que el objetivo final de Alemania tenía que ser la conquista del “espacio vital” que según él necesitaba, y que estaba en Rusia y sobre todo en Ucrania (preferiblemente limpio de rusos o ucranianos). Hitler además tenía alma de jugador, haciendo cada vez apuestas más arriesgadas hasta que la definitiva le salió mal. Por otra parte Hitler y la Alemania nazi me resultan repugnantes. No puedo ver un uniforme alemán sin olvidar lo ocurrido en Auschwitz.

Eso, para un autor que imagina historias alternativas, tiene una solución muy sencilla: que alguno de los numerosos intentos de asesinar a Hitler llegue a buen fin. Para justificar una historia que describiese la citada “estrategia periférica” empecé a escribir una historia… que poco después tenía decenas de miles de palabras, y que siguió creciendo hasta convertirse en mi primera novela.

-En cuanto a la historia alternativa “El visitante” ya la ha terminado , en el enlace anteriormente señalado la podrán leer entera, y tienes en mente publicarla ¿Podrías adelantar algo como fecha de publicación, tamaño del libro o en qué fase está el proyecto?

Por ahora no puedo decir mucho. En el enlace que das solo hay una versión inicial de la novela. La (semi) definitiva aun la estoy escribiendo, añadiendo algunas partes y probablemente quitando otras que poco añaden al hilo argumental. Estoy confeccionando mapas sin los cuales puede ser un poco difícil entender las acciones militares que se cuentan, pero es algo que lleva mucho tiempo. Además estoy trabajando en otro proyecto para la Editorial HRM que, obviamente, tiene prioridad.

Calcular el tamaño de "El Visitante" no es tan sencillo. Lógicamente depende de cuestiones tipográficas como el tipo de letra o el espaciado. Pero considerando el número de palabras, de líneas, etcétera, calculo que será de unas seiscientas páginas, que ya está bien.

La obra verá la luz casi con seguridad en formato electrónico, ya que la publicación en papel tiene un coste económico importante. Además que creo que la inmensa mayoría de los habituales de foros de Internet, que son los que probablemente se puedan interesar por la novela, están dejando o han dejado de comprar papel.

-¿Qué te ha aportado este proyecto a nivel personal ?

Por ahora, tan solo diversión. Escribir una novela de este tipo es laborioso, tanto por la escritura en sí como, sobre todo, por la documentación. Una cuestión es que un autor pueda jugar con la historia, otra que se invente los personajes o que utilice a su antojo armas que no existieron. Como se relatan muchos combates he tenido que revisar los lugares en los que se supone que suceden, lo que no siempre es fácil ¿cómo era el casco urbano de Sheffield en 1941? ¿el terreno alrededor del oasis de Siwa es arenoso, pedregoso o pantanoso? Incluso encontrar los nombres de algunos lugares es complejo, porque han cambiado bastante desde 1940. Tras esas búsquedas compadezco a los autores que tuvieron que hacer investigaciones similares antes del nacimiento de Internet.

Escribir algo así también aporta experiencia. A mí por lo menos me resulta difícil reunir los diálogos entre personajes con las escenas relatadas. Basar una historia casi exclusivamente en diálogos es fácil, pero limita mucho la trama, da un falso ambiente teatral, y no es agradable para el lector. Al escribir el libro he aprendido como construir y contar una historia. Al menos, eso creo.

-Después de “El visitante” has iniciado su continuación, “La pugna” :

Supongo que sorprendí a los que seguían la historia cuando la finalicé. El problema de escribir una ucronía es la tentación de prolongarla en el tiempo y llevarlas hasta la actualidad o aun más allá. La obra se estaba haciendo muy larga, y creo que tras seiscientas páginas ya era momento de hacer un alto. Pero la historia estaba en el aire, con multitud de cabos sueltos sin responder. Quería retomar el hilo argumental, pero con un estilo diferente al de “El Visitante”.

De todas formas lo que se puede leer en el enlace que propone el amigo Eriol es una versión preliminar, que ya ha sufrido importantes cambios, incluyendo la reescritura completa de algunos capítulos. Ni siquiera es definitivo el título.

-¿Cuál es la sinopsis de esta?

¿Quieres que desvele la historia? Me parece que no lo haré, aunque solo sea para poder seguir sorprendiendo a los lectores. En cualquier caso algo sí puedo decir: “El Visitante” trataba sobre un cambio de rumbo de la política y la estrategia alemana, siguiendo la “estrategia periférica” de la que hemos hablado. Tras las batallas del Mediterráneo, “la Pugna” relata el segundo asalto del enfrentamiento entre el Reino Unido y Alemania.

Continuará la entrevista mañana centrada ya en la Kriegsmarine.

Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada